Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Acompañarlo para que nos acompañe

Cuando vemos a alguien , a quien queremos, cansado, abatido, sin fuerzas, nos brota  la necesidad de acompañarlo, ayudarlo, consolarlo, aunque no sepamos que hacer o como intentamos algo, porque estamos demostrando nuestro amor, no nuestra sabiduría o experiencia, estamos y queremos estar al lado, nuestro amor crea una corriente de vida entre los dos, de alivio,  esperanza y fortaleza. A veces podemos tener la sensación de que no hemos hecho nada, o muy poco, pero igual nos sentimos reconfortados por haber estado ahí. Tiempo después no enteramos que nuestra compañía lo llenó de alegría, aún en su tristeza, que le hicimos bien, y volvemos a llenarnos de alegría y de una corriente de amor hacia esa persona, aunque no la podamos ver.

En los próximos días Alguien se nos va a presentar en la misma situación. Jesús en la Semana Santa se nos presenta en el camino sufriendo y necesitado y si estamos atentos lo podremos acompañar.

Acompañarlo en este último tramo de su vida mortal será entrar en su corazón, en sus sentimientos. Podremos descubrir todo lo que nos enseñó, y lo poco que hemos captado, podremos descubrir todo lo que nos quiere dar de vida, y lo mucho que malgastamos, podremos descubrir todo lo que conoce de cada uno de nosotros, y como nos engañamos a nosotros mismos y a los demás, podremos descubrir la libertad que nos trae frente al mundo, y como nos esclavizamos perdiendo la libertad.

Acompañarlo nos permitirá ver que su amor es incondicional, que siempre está, que no está en relación a los “meritos” que podemos obtener, sino solo regido por su misericordia infinita, por su deseo de que vivamos hacia la felicidad. También nos permitirá ver que si lo seguimos, haciendo lo que El hizo, encontraremos paz, armonía interior, felicidad, quietud. Si somos capaces de no encerrarnos en nosotros mismos, podremos encontrarnos con los otros y compartir la vida desde la verdad y no desde la apariencia. Si somos capaces de descubrir el perdón que nos ofrece estaremos más libres de ofensas, resentimientos, envidias, odios, porque podremos perdonar de verdad, aunque nos cueste. Si somos capaces de descubrir su mirada de ternura, de compasión, de comprensión, podremos liberarnos de prejuicios, de críticas, de juicios condenatorios, porque podremos ver a los demás con otros ojos. Si somos capaces de descubrir que El nunca nos condena sino que siempre nos tiende su mano podremos estar menos a la defensiva con los demás, temiendo que nos opriman, que nos dominen,

porque nadie lo podrá hacer si no lo dejamos-

Acompñar al Señor en Semana Santa es dejarnos acompañar por El en nuestra vida, en los sufrimientos y en las alegrías, en los fracasos y en los logros, en la necesidad y en la generosidad, en el servicio y en la entrega, en el tedio y en la alabanza.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos ayude a acompañar a su hijo para que El nos pueda acompañar!.

Un abrazo y mis oraciones y

MUY  FELICES PASCUAS A TODOS.

Padre Guillermo.