Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Pasos pequeños en un camino grande

Decíamos que como Diócesis estamos transitando un camino , un camino como Iglesia, como Comunidad, y también un camino personal dentro del Pueblo de Dios. Estos caminos o carriles del camino serán coincidentes en la medida que sigan la voluntad de Dios y , por lo tanto, serán fuente de Gracia y Bendición para todos.
Dentro de esos carriles personales hoy les quiero hablar del mío, ya que en pocos días cumpliré las Bodas de Plata Sacerdotales, veinticinco años de Sacerdote. Es mucho, y también es poco.
Cuando entré al Seminario, hace treinta años, dejando de lado la Facultad de Ingeniería de la UBA, ni pensaba en lo que podrían ser tantos años de sacerdote. Cuando cumplí seis años de sacerdote fui a concelebrar la Misa de Bodas de Plata de un sacerdote, y me parecía, además de que era un viejo, tenía en ese entonces él la edad que yo tengo ahora, una vida larguísima al servicio de la Iglesia. Y , hoy a mi no me parece tan largo lo que viví, al contrario parece que hace poco dejé la Parroquia de la Catedral, o Sta. María Magdalena o Sta. Teresa del Niño Jesús, y ya pasaron muchos años de eso.
Sí me maravillo de lo que Dios fue haciendo en mi corazón, y en el de tanta gente a mi alrededor, sin que en esos momentos me diera cuenta. El fue conduciendo mi vida según su Voluntad, y muchas veces, estoy seguro, no la habré seguido, pero El se las ingenió para hacermela descubrir. ¿ qué maravilla de amor, ternura, paciencia!.
También soy consciente de muchos errores cometidos, algunos, creo, los pude arreglar, otros no, y otros ni me habré dado cuenta, de esos le pido al Señor me ayude a verlos y comprenderlos para seguir siempre un camino de conversión. Unica forma de percibir y vivir más su amor para conmigo.
A lo largo de estos años siempre le pido a Jesús que nadie se aparte de Su Amor por mi causa, que nadie por mis errores o mi personalidad se lleve una imagen equivocada de Su Misericordia y de la Verdad de todo lo que nos enseña. También les pido a todos ustedes se unan a este pedido, para que pueda ser siempre un instrumento dócil del Evangelio que ayude a muchos a encontrarse en lo más íntimo de su ser con Jesús.
Cuando trabajamos por el Reino de Dios sembramos sin saber como brotará cada semilla, ya que es El el dueño del sembrado, y sin embargo, me ha concedido ver muchos frutos de esa siembra, cuando menos me lo esperaba, y de eso, también, le doy infinitas gracias por esos regalos tan grandes. En otras ocasiones no he visto nada, pero tengo la confianza que El sigue actuando y llevando adelante la obra que comenzó o continuó utilizándome como instrumento.
Hay tantas y tantas cosas para pedir perdón, dar gracias y maravillarse que no alcanza este texto para expresarlas. Otras diré el 15 en la Misa de Acción de Gracias y estoy seguro que , en su bondad y cariño me acompañarán para ayudarme a dar gracias y pedir juntos, porque yo solo no lo puedo hacer, necesito de su corazón y de su oración comunitaria. Y a los que no puedan estar presente, también les pido, que recen a María por todas estas intenciones en el lugar donde estén.
Muchísimas gracias a todos por esta etapa de mi vida sacerdotal que estamos compartiendo, y espero ayudarlos en todo lo que pueda.
¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos acompañe en esta Acción de Gracias a Su Hijo y al Padre, y que no permita me suelte de su mano!
Un gran abrazos, mis oraciones y agradecimiento desde ya.

Padre Guillermo