Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Contagiados por el Espíritu

Estamos celebrando, una vez más, la Fiesta de Pentecostés, el nacimiento de la Iglesia, y la toma de conciencia de los Apóstoles de la misión que habían recibido de Cristo Resucitado. Atrás quedaba el temor, la desesperanza, el estar encerrados, hacia delante un futuro incierto, un camino desconocido, una aceptación dudosa de sus palabras, pero...en sus corazones una fuerza nueva y desconocida que los empujaba a actuar, a anunciar la Buena Nueva, a proclamar que a pesar de todos los sufrimientos, tristezas, y dolores hay un Dios Misericordioso que ama a los hombres y a cada hombre, que busca y brinda la felicidad, el amor y la paz, que es capaz de perdonar todo error, todo pecado de sus hijos, y que por eso nos envía su Espíritu para fortalecernos en la Esperanza, para que descubramos la riqueza de la Palabra de su Hijo y la podamos vivir.
Inmersos en una situación difícil del país, los cristianos estamos comprometidos, por el Bautismo, a llevar con nuestra vida, nuestra palabra, nuestros gestos cotidianos, una visión de esperanza y alegría. Estamos llamados a poner en juego nuestros talentos y creatividad para transformar la realidad de nuestro país, empezando por nuestro propio corazón y mente.
Habiendo, también nosotros, recibido el Espíritu Santo contamos con una fuerza espiritual, que no es nuestra, y que si la sabemos conservar y hacer crecer nos tiene que contagiar del mismo empuje de los Apóstoles y de tantos hombres y mujeres, que a lo largo de los siglos, y en medio de dificultades iguales o peores que las que podemos estar pasando, pusieron y dejaron su impronta que transformó ciudades, países, épocas.
Frente a situaciones de crisis moral y ética, estamos invitados a hacerle frente con un fuerte crecimiento espiritual, personal y comunitario, que nos ayude a unirnos más al Señor y entre nosotros para vivir los valores del Evangelio en todas las situaciones y ámbitos de nuestra vida.
Juan Pablo II al terminar el Jubileo del 2000, nos ha invitado a "navegar mar adentro", es decir, a profundizar en nuestra fe, para dar al mundo el verdadero testimonio cristiano que haga florecer en el corazón de cada hombre el sentimiento de gratitud, por tantos dones recibidos en la vida, y el deseo de santidad, como único camino de felicidad aquí, para la Vida Eterna.
Contamos con talentos, tiempo y bienes materiales que si los sabemos compartir nos darán una gran riqueza que puede ayudar a muchos. Nuestra Comunidad Parroquial, a lo largo de estos años, ha seguido creciendo en Solidaridad. Eso es una gran riqueza que tenemos que explotar más y mejor. Aquel que no está mirando solo su propio interés, sino que es capaz de mirar las necesidades e inquietudes de los demás y actúa en consecuencia, ese, encontrará una alegría y felicidad que ningún contratiempo le podrá arrebatar.
¡Qué Nuestra Señora de Fátima nos acompañe en este camino y nos ayude a ser fieles al Espíritu Santo!.
Un abrazo y mis oraciones.


Padre Guillermo


P.D.: Como lo manifesté en las Misas, agradezco a todos el cariño que me expresaron con motivo de mi cumpleaños. A pesar de estar entre ustedes hace tan poco tiempo, es mucho lo que recibí. Muchísimas gracias!!!!!!!!!!.