Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Todavía hay tiempo

Todavía nos quedan, casi, dos semanas de Cuaresma, para tratar de seguir preparando el corazón para celebrar la Semana Santa, y así  llegar a la alegría de la Pascua, de la Resurrección de Jesús, después de haberlo acompañado en su Pasión, la Cruz y la muerte.

Si durante el mes de marzo no nos ocupamos mucho de la Cuaresma, tenemos estos días para hacerlo. Para reconocer que hemos sido y somos débiles, pecadores, que no siempre hacemos todo el bien que nos proponemos realizar, y que sabemos que nos deja una gran satisfacción cuando lo  logramos y alegría en quien recibe la acción buena, pero no siempre lo hacemos, las tentaciones, las urgencias, la pereza, nos llevan a posponerlo y a no hacerlo nunca.

También, como sabemos, es un tiempo para pensar en las cosas que nos desvelan, o angustian, o nos hacen correr por demás, para descubrir si realmente son tan necesarias, si valen tanto la pena como para dejar de lado otras cosas que son muy necesarias, como el diálogo, la escucha al otro, la generosidad con el tiempo, con los talentos, con el dinero para socorrer a alguien necesitado, el tiempo pasado en familia, con amigos, el tiempo de estudio y trabajo adecuados sin enloquecernos pero sin dejarlo para mañana. En fin, un tiempo para reflexionar sobre lo superfluo en nuestra vida para tratar de cambiarlo con la renovación espiritual que nos trae y nos ofrece la Pascua.

Podemos reflexionar, en estos días, si dedicamos algo de tiempo para alimentar nuestra espiritualidad, leyendo libros apropiados, rezando con el Evangelio, invocando a María, procurando estar mas atentos en la Misa, y en los ratos de oración, si he tratado de transmitir algo de mi Fe, de esperanza, o está muy oculto en mi ser sin compartirlo con nadie.

Frente a todas las palabras, acciones que escuchamos y vemos cargadas de mentiras, de falsedad , podemos pensar como estamos viviendo la verdad, o si también caemos en la hipocresía, la mentira, la doble vida, la deshonestidad, la infidelidad en cualquier sentido.

La Cuaresma es tiempo de reflexión serena y de propósitos buenos, la Pascua nos lleva a la gran alegría de sabernos tan amados por Dios, que da su vida por nosotros para demostrarnos que conoce y perdona nuestros errores, que nos da la fuerza para levantarnos y seguir, que sigue confiando en nosotros, a pesar, de que volvamos a fallar.

Que podamos aprovechar estos días de reflexión y que podamos vivir la verdadera alegría de la Pascua.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima nos acompañe en nuestro caminar con su Hijo!

Un abrazo, mis oraciones y ¡¡ Muy Felices Pascuas!!

Padre Guillermo