Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Con mayor profundidad

Este año comenzaremos el tiempo de Cuaresma el 9 de marzo, con el miércoles de Ceniza, es casi lo mas tarde que se puede dar en el calendario litúrgico, al igual que lo que ocurrirá con la Pascua que celebraremos el 24 de abril. Esto nos pone en una situación especial frente a la Cuaresma, ya que no comienza en tiempo de vacaciones, sino ya entrado el año, y esto nos tiene que llevar a vivirla con una intensidad y conciencia mas profunda. Tendremos cuarenta días para reflexionar, con las lecturas de la Misa de cada día, sobre nuestros errores, debilidades, pecados, con la mirada puesta en la misericordia de Dios, Su perdón, y la Resurrección del Señor.

No se trata de una mirada negativa o de pesimismo, todo lo contrario, ya que sabiéndonos pecadores y débiles contamos con el infinito amor del Padre que envía a su Hijo a reconciliarnos, perdonarnos y nos llama a la vida eterna.

La conciencia de ser pecadores, y poder reconocer pecados concretos, nos lleva a estar mas dispuestos a recibir el perdón que sana y fortalece, y que nos tiene que llevar a una actitud de mayor misericordia con nuestro prójimo, aprendiendo a perdonar mejor y a no exigirle lo que nosotros tampoco hacemos, especialmente con nuestra familia y los mas cercanos, a quienes habitualmente les exigimos mas y no perdonamos tan fácilmente, sin darnos cuenta que son los que mas sufren nuestros errores, malos humores, desagradecimiento, etc.

Saberse pecador y dispuesto a perdonar a los otros no significa que no tengamos que esforzarnos en crecer en santidad, en hacer el bien, en ser mas solidarios, en llevar mas alegría y esperanza al mundo. Asique es un desafío para crecer en la humildad y en el deseo de ser mejor imagen de Jesús en el mundo. Sabemos que solo con nuestras fuerzas es una meta imposible y por eso en este tiempo tenemos que tratar de tener un mayor acercamiento, desde el pensamiento y el corazón, con el Señor para descubrir mejor su voluntad y poder llevarla a cabo.

Tratemos que todos los males que sufrimos, escuchamos o provocamos no nos lleven al descreimiento, a la desesperanza, a pensar que el Padre nos abandona y nos deja solos. Para vivir con mas certeza su cercanía amorosa es que queremos aprovechar este tiempo de Cuaresma, para llegar a la gran alegría de la Pascua.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos anime e impulse en este tiempo!

Un abrazo y mis oraciones

Padre Guillermo..