Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Me conoce intimamente

Imágenes, palabras, sonidos, ruidos, música, celular, computadora, televisión, comunicarse, informarse, darse a conocer. Palabras que definen nuestro mundo, nuestro tiempo, y a nosotros ¿también?. Somos mucho mas que esas palabras o conceptos, y sin embargo, parecería que dejamos que ellas nos manejen la mayor parte del día.

Lo que pensamos, lo que creemos, lo que sentimos, lo que esperamos, lo que amamos, lo que sabemos, son aspectos de la vida tanto mas importante que esas palabras del comienzo, aunque parecería, por el tiempo que les dedicamos que no son de tanto valor o fundamento de nuestra vida, de nuestra intimidad, de nuestro ser mas profundo y valioso.

Cuando encontramos un objeto, si nos llama la atención, tratamos de conocer que es, para que sirve, como funciona. Cuando estamos con alguna persona, si nos interesa, tratamos de conocerla y de darnos a conocer, para enriquecernos ambos. Cuando estamos con alguien que amamos deseamos permanecer en su compañía, compartir tiempos, charlas, silencios, deseamos que otras personas también descubran su riqueza, su personalidad, deseamos que nos vayamos conociendo mas para que crezca mas el amor.

Sabemos, aunque no siempre lo sentimos o lo tenemos en cuenta, que Dios nos conoce tal cual somos, hasta lo mas profundo de nuestro ser, hasta lo que no conocemos de nosotros mismos, tanto que el salmista en la Biblia dice “…antes que mi palabra llegue a mi boca tu la conoces….” Y también  “…..me fuiste entretejiendo en el seno de mi madre….”, es decir Dios, nuestro creador nos conoce intima, profunda e individualmente y nos ama así porque somos su obra de amor.

Aunque muchas veces quisiéramos saber que piensa Dios de cada uno, no muchas veces nos ponemos en la situación de saberlo, hasta, podríamos decir, que nos escapamos, nos asusta el momento, si es que llegamos cerca.

En la oración, además de dar gracias, de pedir, de alabar, de pedir perdón, nos encontramos en un momento y situación de intimidad con el Señor para abrirnos mas a Él para conocerlo mejor y conocernos mejor a nosotros mismos, como imágenes de su amor.

Otra vez, en septiembre tendremos la oportunidad de crear un clima de oración personal y comunitaria frente al Santísimo Sacramento de la Eucaristía expuesto sobre el altar, para permitirnos rezar, hablar, estar frente al Señor y amarlo mas.

Lo haremos desde el 13 de septiembre al 8 de octubre, de lunes a viernes de 9,30 a 20hs.

Reservemos  quince o veinte minutos, al menos una vez por semana para aprovechar ese rato tan especial de oración que la Iglesia valora tanto.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos acompañe para poder estar frente al Santísimo como ella lo supo hacer escuchándolo en silencio!.

Un abrazo y mis oraciones.

 

Padre Guillermo.