Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
¿Lo creemos de verdad?

Dentro de unos días, el 15, vamos a celebrar una de las Fiestas mas importantes de la Virgen María, su Asunción al Cielo, como término de su vida mortal e inicio de su gozo eterno junto al Padre y a su Hijo con el Espíritu Santo.

La Virgen María es llevada al Cielo por el poder del Padre como anticipo de lo que todos nosotros vamos a vivir al final de esta vida.

Ella merece este anticipo por su fidelidad absoluta al Padre durante toda su vida. Siempre atenta a descubrir la voluntad Divina para seguirla, muchas veces sin entender como o por que, pero en camino.

Como nos dice el Evangelio “….Ella guardaba todas las cosas en su corazón y las meditaba….” Es decir, al no entender mucho de lo que le ocurría a ella o su alrededor, no seguía ciega por el camino, sino que meditando, pensando, recordando, se iba haciendo la luz sobre los distintos acontecimientos vividos, aunque para algunos necesitó de muchos años, mucha paciencia, y por supuesto, mucha santidad de vida, para lograr entender al menos algo del sentido de lo vivido, del por qué.

En general nosotros comúnmente actuamos por impulsos o motivaciones no siempre pensadas o reflexionadas, y frente a los errores o desaciertos tratamos de arreglar lo que se puede…..y lo demás…..y bueno a veces se hace a un lado y se sigue. Otras veces cuando una situación parece que nos supera, que no entendemos por que ocurre tal o cual hecho, no siempre sabemos guardarlo en el corazón para seguir rezando, meditando, pidiendo que se aclare, teniendo confianza en que si nos hemos puesto en las manos de Dios, Él sabrá darnos una respuesta, que a veces se hace esperar, pero llega a la larga.

Al escribir esta líneas acabo de leer las editoriales escritas en agosto del año pasado, del anterior y del anterior, en general siempre lo hago para recordar en que estábamos uno, dos o tres años atrás. ¡ qué de disparates hemos vivido!, ¡qué sobresaltos inútiles! , ¡qué de esperanzas frustradas!. Esta es la vida y el momento que nos toca vivir y en el cual ser protagonistas. Por muy descabelladas o acertadas las experiencias vividas tenemos que recordar que nuestra vida no se agota en unos hechos, en unos meses, en unas decisiones, sino que todo tiene que ser parte del camino de santidad de cada uno y de todos como hijos de Dios. Estamos aquí por el amor del Padre, para que lo hagamos presente con nuestro esfuerzo de hacer el bien de cada día, con nuestra actitud de servicio, de interés por los demás, y de generosidad, de paciencia y humildad, sabiendo….que hay muchas cosas que hay que guardar en el corazón para seguir pensando y rezando.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, ejemplo de acción y contemplación nos ayude a seguir sus pasos para llegar con ella al Cielo!.

Un abrazo y mis oraciones.

 

                                                                                    Padre Guillermo