Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Para el mismo lado

Un sentimiento, una sensación de pertenecer todos a un mismo lado, y por eso, de esforzarnos todos para lo mismo, a la hora de escribir esto, también una gran alegría y satisfacción está en todos haciéndonos sentir mejor. Muchas cosas pasaron a segundo plano, pudieron esperar dos horas, o hasta el día siguiente para ser resueltas, ganó la familia, la amistad, el compañerismo, cosa que muy pocas veces sucede. En general gana el apuro, el trabajo, los compromisos sociales, aún sin importancia.

El mundial, sí, el mundial de fútbol, permitió como un paréntesis en los apuros, en el estrés, en el agobio para permitir dos horas de otra preocupación, de euforia y de nerviosismo distinto al habitual., de charlas, quizás intrascendentes, pero que unieron, que no fueron de pelea, si no de alegría, de compartir gratuitamente el rato.

Si un evento de esta naturaleza provoca estas sensaciones y reacciones, ¿por qué no podríamos vivir de este modo mas a menudo, diariamente? Teniendo tantas cosas que nos unen con mucha mas fuerza que unos partidos de fútbol por qué no aprovecharlas.

Somos todos, o la gran mayoría, cristianos, es decir, nos une la fe en Cristo, o en Dios. Por lo que los principios de vida y la meta es la misma para todos. Somos hermanos en Jesús, y eso nos tendría que dar una fuerza invencible para luchar en la vida “para el mismo lado”, buscando todos el bien de todos y no solo de algunos a costa del sufrimiento de muchos, tendríamos que crecer en espíritu solidario tratando de hacer mas por el que está postergado, por el que no tiene oportunidades, por el que no sabe como valerse para salir adelante.

En vez de desconfiar de los demás tendríamos que apostar por la unidad, sabiendo que tendremos diferencias, pero no por eso ya somos enemigos. En un dialogo sincero se podría dar un entendimiento mayor, una comprensión y tolerancia mas grande.

Somos argentinos, es decir, miembros de un mismo país, con una historia común, una cultura, que con sus diferencias regionales y sociales, también nos une. Todos deseamos un país unido, que salga para adelante económicamente, políticamente, socialmente, culturalmente, con justicia, con educación , con salud, con alegrías y satisfacciones, con propuestas positivas y logros.

¡Que distinta sería nuestra forma de vida! Pero es posible, no sencillo. Tenemos que cambiar el enfoque de como miramos la realidad, y por supuesto, pedir mucha Sabiduría, Prudencia, paciencia, comprensión, misericordia, al Señor para que su Espíritu nos anime ,alimente y nos transforme en instrumentos del verdadero Amor en el mundo.

Confiemos que si unimos nuestras fuerzas espirituales para un mismo fin la victoria va a ser muy grande, beneficiándonos todos.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, guíe nuestros pasos!

Un abrazo y mis oraciones.

 

                                                                                                                            Padre Guillermo