Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Noticia, ¿una mas?

Estamos celebrando, una vez mas, la fiesta central de nuestra Fe, la Resurrección de Jesucristo, su Pascua, su triunfo, después de su Pasión y Muerte. Seguramente los medios de comunicación traen imágenes de Via Crucis, del Lavatorio de los pies, de las palabras del Papa, pero ninguno, o casi ninguno, por las dudas que en algún medio aparezca, nos dirá que con la Resurrección del Señor la historia de la humanidad cambió absolutamente, porque nuestros pecados son perdonados y frente a nuestra muerte existe la vida eterna. Dos noticias que transforman la angustia frente a la muerte y el remordimiento por los males que ocasionamos.

Si no fuera por el Evangelio, que nos transmitieron los Apóstoles y Evangelistas, diríamos que estamos frente a una noticia ¡increíble!, pero no, gracias a la Buena Noticia transmitida y a la Fe, regalada en el Bautismo, podemos creer, sabemos que la Resurrección fue un hecho real, y que lo sigue siendo.

¡Qué alegría sabernos tan amados por Dios, por nuestro Padre!, saber que nos da los medios que necesitamos, y muchos mas, para alcanzar la salvación, la plenitud de vida que nos ofrece, la vida eterna y la intimidad con Él.

El mundo no se detiene ni se conmueve frente a esta noticia, sigue su ritmo alocado y muchas veces sin sentido, aunque trate de poner sentido. Como cristianos estamos llamados a alegrarnos profundamente hasta conmovernos por haber celebrado la Pascua.

Esta alegría profunda, que la liturgia nos transmite, tenemos que tratar de saborearla y transmitirla. Que no quede como un acontecimiento mas, de todos los que vivimos, sino que logremos hacerlo muy nuestro y enriquecedor para nuestra vida.

Frente a tantos desaciertos, errores, agresiones, frustraciones, esfuerzos estériles, tristezas y dolores la Pascua nos trae esa luz nueva que el amor del Padre pone en el mundo y en nuestra vida, vuelve a renacer la Esperanza que lo que nos prometió Jesús es cierto y se va cumpliendo, aunque a veces mas lento de lo que deseamos, pero se cumple.

Que esta Pascua nos ayude a reavivar la Fe y el deseo de seguir con mayor empeño la enseñanza del Señor, que se reavive en cada uno el deseo de vivir los valores del Evangelio con mas constancia, que podamos ser mas misericordiosos y generosos con los demás, y así la alegría de la Pascua perdurará en el tiempo y el corazón.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, que supo estar al pie de la cruz y alegrarse profundamente, después, con la Resurrección de su Hijo, nos ayude a vivir esa alegría!

Un abrazo, mis oraciones y mi deseo de ¡muy Felices Pascuas!

 

                                                                                                   Padre Guillermo