Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Palabras….palabras

Nuevamente retomamos las actividades que realizaremos durante el año, también estamos viviendo un nuevo tiempo de Cuaresma como preparación para la Pascua.

Es un tiempo propicio para crecer y fortalecernos espiritualmente, y así poder llevar adelante el año con mayor claridad, con mas fortaleza, paciencia, serenidad, solidaridad, y generosidad.

Ante nuestros ojos y oídos pasan tantas imágenes y palabras, muchas muy vacías de contenidos profundos, muchas otras son pavadas, y algunas son de mucha sensatez.

Frente a esta realidad que nos rodea, y de la que somos parte, podríamos tratar de examinar que cuota de todo eso aporto yo. Serán vacías mis palabras, algunas veces serán pavadas, y cuántas serán realmente sensatas. Desde ya que todos pasamos por momentos distintos en el día, aún así, según cada circunstancia lo podremos analizar.

Tampoco se trata de estar serios todo el día o con cara larga, ya que la alegría es una virtud cristiana tenemos que tratar de vivirla siempre, ya que se puede ser muy alegre y a la vez construir, edificar, fortalecer, consolar, acompañar con la palabra…..y también con el silencio.

Tratando de crear un clima de silencio, de reflexión, después de invocar la ayuda del Espíritu Santo, puedo pensar hoy, ayer, alguno de estos días pasados, que dije, que recuerdo; lamento haber dicho tal o cual cosa, o lamento no haberlo dicho. Recuerdo algo que enojó a alguien querido, cercano, algo que alegró, algo que dio consuelo o perdón.. Si no recuerdo nada, o tengo un problema de memoria o estoy hablando sin sentido.

Si recuerdo algo que ofendió o enojó a otro, puedo pensar si esto es reiterativo o fue ocasional. Si es reiterado, entonces ver como lo puedo cambiar, o al menos atenuar en un principio hasta que lo pueda modificar del todo.

Si dije algo, que sentí que hice bien a otra persona, dar gracias a Dios y tratar de tener esa idea, pensamiento, sentido, mas presente.

Hay muchas palabras que decimos para ofender o herir, otras que ofenden sin haber sido esa la intención con la que lo dijimos, de todas maneras en este tiempo de Cuaresma, podemos hacer un pequeño esfuerzo de pedir perdón cuando nos damos cuenta que hicimos mal, aunque hayan pasado unos días, sobretodo con los mas cercanos y a quienes mas queremos. Que a veces son los que mas nos sufren.

Pidamos al Señor que nos ayude a ser mas justos, mas generosos, mas caritativos con nuestras palabras.  A la vez que alegraremos varias vidas, también esa alegría va a brotar  en nosotros mismos.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos guíe para poder como ella, meditar las cosas en nuestro corazón, para entenderlas mejor!.

Un abrazo y mis oraciones.

 

                                                                                                     Padre Guillermo