Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Si, trae vida

Hace unos domingos el Evangelio nos hablaba de unos talentos (monedas) que unos servidores recibían de su señor, mientras este hacía un viaje, y al volver les pedía cuenta de lo que habían hecho(ganado) en su ausencia, esto como una figura de la relación entre Dios y nosotros y la cantidad de regalos (dones, virtudes, capacidades, vida, etc.) que nos ofrece para ver como los aprovechamos para nuestro crecimiento , nuestra felicidad, nuestro desarrollo, y sobre todo, como los ponemos al servicio de los demás, de la sociedad.

El tiempo de Adviento, de preparación para la Navidad, puede ser un buen momento para pensar, reflexionar y rezar sobre esos “talentos” que hemos recibido y sobre como los estamos utilizando.

Parecería que estamos viviendo una gran aceleración en anuncios de planes, obras, proyectos, grandes ideas e iniciativas, y sin embargo……casi nada se concreta, casi todo parece una gran mentira para hoy y mañana, ya pasado habrá otra que la suplante, o algún culpable para señalar sobre alguna conspiración, o mala intención, o egoísmo al no distribuir su riqueza.

Parecería que la memoria no se utiliza o se piensa que “nadie”, salvo unos  pocos elegidos, la tienen.

Con la frase de no discriminar se discrimina a toda una sociedad, y hasta mundial, pensando, o haciendo creer, que nadie tiene capacidad intelectual o de reflexión, o de pensamiento e ideas propias.

Así que parecería que nos hemos quedado sin los “talentos” que Dios nos regaló al nacer y en el resto de la vida. Nada mas falso, ya que eso no lo puede arrebatar nadie, ni el propio interesado aunque “lo entierre por un tiempo”, porque sigue estando allí.

El Señor en su Nacimiento, nos invita , una vez mas, a valorar la vida y el sentido de la misma. El sentido que El puso al crearnos, no el que alguien quiera inventarnos. Si somos imagen y semejanza del Creador, para ser felices, tenemos que reflejarla en nuestra vida, en nuestras tareas, en nuestro tiempo de trabajo, de estudio, de descanso o de diversión, en todo lo que hacemos ponemos nuestro ser, nuestros “talentos”, y por lo tanto, la imagen y semejanza del que nos creó.

Aprovechemos a tomar fuerza, de la aparente fragilidad del Niño Jesús en el pesebre, para poder ser fuertes, estar de pie, usar nuestras capacidades para el bien y la transformación de la sociedad y del mundo.

El Señor nace para todos. Permitamos que su voz y su presencia resuene en el corazón de cada hermano que se cruce en nuestra camino. Él espera eso de nosotros…….y el mundo lo necesita con urgencia, aunque pudiera parecer que no.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, que supo recibir a su Hijo, acompañarlo y ser su discípula, nos ayude a vivir una Navidad llena de vida!.

Muy felices fiestas y un buen comienzo de año, con mis oraciones y un fuerte abrazo para cada uno.

Padre Guillermo.