Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
Hay posibilidades de crecer

Una nueva primavera se acerca, y la vegetación empieza a reaccionar a los días mas largos, al tiempo mas templado…ya se ven algunos brotes tempranos, signos de la nueva vida que vuelve con todo su vigor.

Nuestra vida espiritual, nuestra búsqueda y encuentro con Dios, también puede haber estado hibernando, aletargada, pero también se acerca un momento de mayor presencia visible del Señor, a través de la Exposición y Adoración al Santísimo Sacramento, que nos puede ayudar a renovar nuestra oración, nuestro encuentro con Él, nuestro deseo de dejarnos alimentar y amar mas por el Señor. Durante un mes, desde el lunes 15, estará expuesto el Santísimo para nuestra oración. Sabemos que, muchas veces, los momentos de oración se nos hacen tediosos, largos, con mucha distracción y poca concentración en lo que queremos hacer, pero ese pequeño esfuerzo de permanecer 15 o 20 minutos tratando de agradecerle a Dios, pidiéndole lo que necesitamos, y necesitan los demás, reconociéndonos pecadores y pidiendo perdón, nos ayudan a reconocerlo como Padre que nos quiere, nos comprende y nos ayuda.

Hagamos un esfuerzo de planificación, para que al menos, una vez en la semana pueda disponer esos minutos para rezar, para detenerme y contemplar la bondad del Señor.

En este mundo de tecnología del instante, de la imagen, el Señor nos invita a estar simplemente junto a Él, sin suponer o esperar éxitos, logros, etc., es estar para tratar de conocerlo un poco mas y abrirme a su amor, a su mirada de misericordia, que me puede llenar tanto de alegría y de plenitud, como la primavera inunda el mundo de vida.

También tenemos la oportunidad de participar de un Retiro Espiritual, de un fin de semana, para que a través de reflexiones y silencios podamos descubrir el sentido de nuestra vida y a que nos está llamando el Señor al habernos creado, que es lo que espera de mi y que me está dando para que lo pueda realizar y ser mas feliz.

Un retiro consiste en alejarse de las tareas y lugares habituales para permitirse pensar y dejarse abordar por el Señor, de una manera distinta a lo que podemos hacer en nuestra casa, o en un rato en una iglesia.

Aprovechemos estos espacios y momentos espirituales que se nos ofrecen, y seguro que nos enriqueceremos mas de lo que podemos estar pensando.

¡Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos guíe y acompañe en nuestro caminar, para poder transformar al mundo con la presencia de su Hijo!.

Un abrazo y mis oraciones.

Padre Guillermo.