Encíclica LUMEN FIDEI de Francisco
Av. Libertador 13.900 (1640) Martínez Buenos Aires -
Argentina Tel. 4508-8501 / 8502 -
pqfatima@fibertel.com.ar
Diócesis de San Isidro


Recordamos que para comunicarse directamemente con la Secretaría se puede enviar un mail a secretaria@fatima.org.ar
¿Tanto tiempo?

Cada año los adornos navideños en calles y vidrieras aparecen mas temprano.

Hace unos años aparecían cerca del 8 de diciembre, después empezaron a colocarlos la última semana de noviembre, desde hace dos o tres años se ornamentaba todo para la primera semana de noviembre…..y este año, si 2006, aparecieron  los primeros cerca del  20 de octubre, casi dos meses antes de la Navidad. ¿Tanta devoción por el Nacimiento de Jesús?, ¿tanta preparación del corazón para una fiesta tan importante para nuestra vida por parte del comercio? , ¿tanto se espera del Nacimiento de aquel que cambió y cambia la historia? , ¿es tan cierta esta espera, preparación, confianza en la acción de Dios en nuestra vida?, mmmmm ¡permítanme dudar y ser mal pensado!.

Si la liturgia de la Iglesia nos invita a un tiempo de preparación de cuatro domingos, en el Adviento, como un período suficiente de reflexión, ¿por qué la sociedad civil-comercial encuentra mas adecuada un preparación de casi diez domingos? , ¿habrán descubierto la necesidad que tenemos de conversión, reflexión y preparación  para poder celebrar una Navidad mas profunda, mas intensa, mas verdadera?¡mmmmm!

Lo que estoy seguro que saben, sin desconocer una verdadera intención religiosa, es que cuando se machaca y machaca una imagen, un concepto, una idea a través de los sentidos, el ser humano responde mejor al estímulo recibido…..en este caso, a comprar cosas para Navidad con mas, y por mas, tiempo, y por supuesto, con mas dinero, ya que no es lo mismo gastar una cifra determinada en tres días “que ir comprando de a poco y sin apuro los regalos, los adornos, los menús”, “así se puede pensar mejor en cada regalo y para quien es”, y entonces……con tres sueldos, de por medio, “se pueden hacer algunos regalitos mas importantes, total son unos pocos pesos mas, y lo distribuís en tres meses”……

En realidad el concepto no es equivocado…..¡lástima que no es ese el sentido de la Navidad!.  Pero igual se pueden sacar enseñanzas sensatas para la vida.

Ya que nuestros sentidos  han estado “bombardeados” con la idea de la Navidad, aprovechemos para hacerle mas espacio en el corazón y la mente a esta idea, no a los regalos ( a los que le podemos dedicar dos o tres días) sino a hacer madurar dentro nuestro la necesidad que tenemos de Celebrar la Navidad de verdad, de hacer espacio para que pueda nacer Jesús, una vez mas, dentro nuestro, de reflexionar sobre lo que necesitamos cambiar o hacer renacer en nuestro interior, de cómo estamos viviendo la esperanza y la alegría, en medio de todos los tironeos a los que estamos sometidos, y a los que nos ponemos nosotros mismos, hasta sin darnos cuenta, de cómo nos dejamos invadir por angustias, resentimientos, miedos y, hasta odios o rencores.

Jesús, una vida nueva, nace para transmitirnos la verdadera vida que el Padre quiere que vivamos. El nos la ofrece, nos la regala, nos muestra el camino y lo transita con nosotros, pero no lo puede hacer “por nosotros”. Cada uno está llamado a descubrir y vivir la libertad de ser hijos de Dios, de ser amados por El incondicionalmente, de saber que no mira tanto el pecado y la debilidad, sino que está al lado para ayudarnos a levantarnos, a alzar nuestra mirada, a no quedarnos encerrados en los problemas o preocupaciones, a no estar mirando siempre para atrás para culparnos, o culpar a otros, por nuestros errores, dolores, sufrimientos, a no estar siempre pensando en el futuro, porque es una fantasía inexistente (lo cual no quiere decir que no se pueden hacer planes) que nos impide vivir el hoy, el ahora, lo que realmente soy.

El pasado como el futuro pueden ocuparnos tanto  tiempo mental que nos pueden llegar a ahogar el presente, con su realidad única e incuestionable de ser el único tiempo en el que de verdad somos,  actuamos, sentimos, nos expresamos. El pasado puede condicionarnos, pero ya no estamos en él y el futuro todavía no es, no lo estamos viviendo.

Por eso Jesús nace en un tiempo de la historia para ayudarnos a que vivamos el hoy descubriendo su presencia salvadora y el amor del Padre hoy.

Jesús expulsa “los demonios” que aprisionan el corazón del hombre y lo encarcelan, para que podamos vivir la plenitud del amor de Dios en el hoy de nuestra vida para vivirlo con los demás, y ayudarlos, también, a verse libre de esas prisiones.

Armemos el pesebre, no como un adorno mas sino, como un lugar para contemplar el Misterio que estamos por celebrar, como un lugar frente al cual podamos rezar (dar gracias, reconocer las cosas buenas que hemos vivido, pedir perdón por los errores u omisiones personales y de la familia, pedir por nuestra conversión, la de nuestros seres queridos y la de nuestro país, reconocernos hijos de un Padre que nos ama y perdona, y nos mira con esperanza), como un lugar en el que podamos expresar como nos sentimos y lo que esperamos, y así…….recibir el mejor regalo que la Navidad nos puede traer: sabernos y sentirnos de verdad hijos amados de Dios.

¡ Que la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, nos ayude a preparar mejor esta Navidad y a vivirla plenamente!, y ¡también, que reciba, entre sus brazos maternales, al Padre Moreno, a quien como Comunidad Parroquial le debemos la vida!   

A cada familia y a cada uno de ustedes les deseo una muy Feliz Navidad y un buen Año Nuevo.

Un abrazo y mis oraciones.

Padre Guillermo.